Lenguas de gato

12 01 2009

Lo primero que tenía que hacer era buscar un nombre al blog y pensando, pensando, me dieron la idea de que pensara en algo que me gustase cuando era pequeña. Y aquí va una de mis primeras confesiones…era una golosilla, así que recordé las maravillosas lenguas de gato que mi madre me compraba. Acto seguido, pensé en el doble sentido que se le podía dar a aquel nombre, así que me decidí. Se llamaría “Lenguas de gato” ya que de “gata” podría tener otras connotaciones que, en ningún caso, quería darle a este pequeño espacio de desahogo.

Como cuento en mi presentación este es un lugar sin pretensiones, sin querer convertirse en un espacio de profunda y filosófica profundización. Será un lugar de encuentro conmigo misma y con el mundo que me rodea. Contar las cosas que veo y que me llaman la atención. Con mis ojos. Como los de la cabecera, donde miro el mar con anhelo. No es el mar de mi tierra, pero cualquier mar me lleva a él.

Anuncios