Bofetadas de dignidad

12 03 2009

Hay que lavarse los pies antes de entrar en casa.

Hay que lavarse los pies antes de entrar en casa.

Por las calles de Daule corretean niños descalzos a los que nos les importa llenarse los pies de barro. No les importa, o no les queda otra. La mayoría de los lugareños viven en pequeñas casas de caña sin agua potable. Muchas de ellas, se situan en la vertiente del río Daule (sólo se puede acceder a ellas en canoa). Es su tierra y es allí donde las pueden construir. Acceden a este tipo de vivienda por el módico pero, en ocasiones, inalcanzable cantidad de entre 10 y 20 dólares al mes. En total, el precio de las casas asciende a 800 dólares.

A una hora de Guayaquil se encuentra el pueblo, un lugar bullicioso, con calles de tierra, lleno de moto-taxis y, en invierno, de mosquitos que no dejan indiferente al visitante -por lo menos a mí porque les debo encantar-. Desde bien temprano, sus calles están llenas de vendedores de pescado que cogen en el cercano río Daule o frutas y verduras de los más diversos colores y tamaños.

La sonrisa y el plástico, el mejor antídoto contra la lluvia.

La sonrisa y el plástico, el mejor antídoto contra la lluvia.

Cuando llega el invierno la cosa se “friega”, como dicen en Ecuador. El río crece y las tierras se convierten en barro. Mal para vivir, mal para cosechar. Las rendijas entre caña y caña se convierten en una amenaza en los días de lluvia, por eso, muchos cubren el interior de sus viviendas con plásticos para evitar que el agua se cuele dentro.

Felicidad, sin lo material a cambio.

Felicidad, sin lo material a cambio.

A pesar de la situación que viven, nos les falta una sonrisa, no les falta la ambilidad. Una conversación, un plato de arroz con alguna cosa que le dé sabor. En seguida te ofrecen lo que tienen. Siento vergüenza. De mí y de muchos que no dudamos en mostrarnos insatisfechos con el mundo, que no le damos al que no tiene o no alzamos la voz contra las injusticias. Esos momentos son bofetadas de dignidad.

Anuncios

Acciones

Información

3 responses

16 03 2009
alfonso

muy bueno

16 03 2009
alfonso

la iglesia se gasta un monton de perras en una campaña publicitaria contra el aborto, no me lo puedo creer ,si los ve su jefe se le cae la cara de verguenza

30 03 2009
Herminia

Coincido con Alfonso. Sólo con el presupuesto que la conferencia episcopal española ha gastado en carteles, panflwetos, pancartas, megafonías y autobuses para convocar y manifestarse en Madrid contra un gobierno- o un Estado con vocación de laicidad- podría calzar, alimentar y adecentar las viviendas de todos los niños de ese admirado país.
Nayra: me gusta mucho leerte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: