Distintos tipos de lluvia

4 03 2009

Mucha lluvia en Guayaquil estos días. Llega la tarde, cerca de las seis, y se abre un grifo enorme en el cielo que hace que el agua caiga a borbotones. Toda la tarde y la noche, no para de llover en horas. El sonido de la lluvia contra las ventanas de mi casa se ha vuelto rutinario, posee cierto encanto, trasmite cierta tranquilidad.

En ese mismo momento, al otro lado de la ciudad, lo que para mi es un momento de paz, para muchos es la llegada de la angustia, de las inundaciones, del fango y los mosquitos.

Imagen de un sector popular de Guayaquil afectado por las lluvias. Fuente: Diario Hoy.

Imagen de un sector popular de Guayaquil afectado por las lluvias. Fuente: Diario Hoy.

No estamos lejos, sin embargo, vivimos en dos mundos diferentes. Yo tengo un techo firme que me protege de la lluvia y vivo en un tercero. Ellos tienen casitas de bloque y chapa, pegadas a ras de suelo por donde el agua se cuela a sus anchas. Yo tengo agua caliente y luz. Ellos no tiene acceso a los servicios básicos. Las calles de mi barrio están asfaltadas y en cuanto salga el sol, se secarán. Ellos vivien en un lodazal que tardará días en secarse.

Guayaquil, ciudad de contrastes.

About these ads

Acciones

Información

2 respuestas

5 03 2009
Juan G. Luján

Querida Nayra:
Me gusta mucho esta entrada. Me emociona que seas capaz de ver los distintos tipos de lluvia en ese país de contrastes sociales. No pasarías el examen para ser embajadora, por razones de trabajo estuve en las embajadas españolas en Caracas y Noachok. La vida dentro de las casas de los embajadores es ajena a la realidad de esos países. Personal de servicio, cuberterías de lujo, conversaciones sobre negocios a 500 metros de rincones llenos de miseria. Desde esas embajadas no se ve la lluvia que tú eres capaz de ver este texto, la lluvia que moja a los que seguirán en ese país cuando tu regreses al nuestro. Por eso te digo que con esa actitud no pasarás las pruebas para entrar en el cuerpo diplomático, pero me ganaste a mí, creo que eres nuestra mejor embajadora. Un besote. Juan G. Luján

PD: Me acordé del poema “Ustedes y nosotros” de Mario Benedetti http://www.poemas-del-alma.com/ustedes-y-nosotros.htm

5 03 2009
Nayra

Gracias Juan, y tienes razón, no podría ser embajadora. Por las razones que dices y porque, en fin, ya sabes que mi carácter no me lo permitiría, jajja. La diplomacia no es mi fuerte. Muchos besos

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: